Categorías
Clínica Formación Post

Estudiar medicina. Regla mnemotécnica para el manejo de la pancreatitis aguda.

El manejo de la pancreatitis aguda supone un reto de aprendizaje para estudiantes de medicina (y para los médicos en la práctica clínica) debido a la cantidad de variables que se deben tener en cuenta para el diagnóstico, clasificación, pronóstico y manejo de esta afección.

En este post no vamos a adentrarnos en el diagnóstico ni en la aplicación de las múltiples escalas pronósticas que se pueden aplicar en el manejo del paciente con pancreatitis  aguda.

Les dejo una regla mnemotécnica que me gusta muchísimo y que nos ayuda a recordar pasos importantes en el abordaje terapéutico de esta enfermedad, dependiendo como siempre del estado del paciente.

Con el acrónimo PANCREAS (del inglés) desarrollamos el siguiente contenido:

Perfusión.

Hidratación con el objetivo de mantener una diuresis superior a 0,5ml/kg/h, estabilidad hemodinámica y una saturación de oxígeno por encima de 95%.

Hidratar es todo un arte y es de vital importancia la evaluación continua y el reconocimiento de enfermedades concomitantes (insuficiencia cardíaca, enfermedad renal crónica,…) para reducir y/o aumentar la cantidad de líquido.

Analgesia.

Aliviar el intenso dolor que presenta el paciente debe ser uno de los principales objetivos, se puede utilizar una escala analgésica hasta llegar a utilizar opiáceos.

Nutrición

Vía oral suspendida en las primeras 24 – 48 horas como mínimo en dependencia de la evolución clínica del paciente.

Colocar sonda nasogástrica (lo óptimo sería nasoyeyunal).

Clínica evolutiva:

En este apartado se refiere a realizar las evaluaciones clínicas, químicas invasivas y no invasivas con el objetivo de aplicar las diferentes escalas de clasificación y pronósticas.

Determinar desde los primeros momentos algún daño en órganos diana de la autonomía (riñones, corazón y sistema vascular, pulmones).

Radiología.

Ecografía abdominal de urgencias para evaluar la presencia de litiasis vesicular, alteraciones del páncreas e intraabdominales debido a la inflamación o a colecciones de líquido.

También es importante la realización de TAC contrastada en las primeras 72 horas de haber comenzado el dolor.

ERCP.  (CEPRE en español)

Realizar este procedimiento es recomendable cuando existe una pancreatitis aguda con obstrucción del colédoco dentro de las primeras 72 horas (precoz).

En alguna literatura se aconseja CEPRE urgente (en las primeras 24 horas) cuando existen signos evidentes de colangitis.

Antibioticoterapia.

Existe determinada controversia con respecto a cuándo comenzar el uso de antibióticos en pacientes con este padecimiento, el momento y los criterios pueden tener variaciones de un lugar a otro en dependencia de la visión de los protocolos de actuación existentes.

Surgery (Cirugía en español)

La aparición de Fallo Múltiple de Órganos asociado a necrosis pancreática que no responde a tratamiento, la necrosis infectada, perforación intestinal o hemorragia debido a un episodio de pancreatitis obliga a tomar una conducta quirúrgica.

Pues aquí tenemos una nueva regla mnemotécnica para añadir a nuestro arsenal de estudio.

El presente post tiene como objetivo mostrar la mnemotecnia en cuestión, todas las semanas estaremos publicando nuevos recursos si te interesa un contenido o tema en específico entonces:

DALE LIKE, COMENTA, COMPARTE y CONTACTA CON NOSOTROS.

 

  

Categorías
Clínica Formación

Epistaxis. ¿Qué debo saber si estudio medicina?

Llamamos epistaxis a todo fenómeno hemorrágico originado en las fosas nasales. Este término significa fluir gota a gota. Es considerado el motivo de consulta urgente más frecuente en Otorrinolaringología, debido a la gran vascularización de esta zona.

Se presenta mayoritariamente en varones y su incidencia es máxima durante la infancia, adolescencia y senectud, presentando dos picos de mayor frecuencia de aparición, entre los 15 y los 25 años y los 45 y 65 años de vida.

La vascularización de las fosas nasales depende de dos sistemas: el sistema de la arteria carótida interna y el de la carótida externa.

 Clasificación

Las epistaxis se pueden clasificar atendiendo a varios aspectos:

  1. Localización

  •  Anterior: el 90 por ciento del total, el punto sangrante se encuentra normalmente en la mucosa de la región anterior del tabique nasal, zona rica en vascularización, por el plexo venoso que se halla en la misma conocido como de Kiesselbach
  • Posterior: suponen aproximadamente un 10 por ciento del total. El sangrado a través de las fosas nasales es menos abundante y el signo fundamental es la caída de sangre a través de la faringe y la deglución de la misma. Estas epistaxis pueden ser originadas por las arterias etmoidales y las esfenopalatinas.

2.De acuerdo con su conducta, pronóstico y evolución

  • Epistaxis ligeras: son aquellas controlables mediante simples procederes terapéuticos; su pronóstico es favorable y la evolución satisfactoria
  • Epistaxis Moderadas: comprenden las que reclaman medidas más enérgicas, pero sin riesgo para la vida del enfermo.
  • Epistaxis graves: son aquellas que por su magnitud e intensidad ponen en peligro la vida del paciente; por su pronóstico sombrío y tórpida evolución sugieren una conducta radical.

3.De acuerdo con su intensidad y origen:

  • Epistaxis (enfermedad): es la hemorragia nasal corriente, poco abundante y fácil de cohibir. Esta forma de sangramiento es de aparición brusca y sin mediar causas aparentes.
  • Epistaxis (sintomática): son muy intensas, se pueden complicar fácilmente provocándole al paciente un cuadro de shock hipovolémico. Esta forma clínica de la epistaxis es parte de cuadros morbosos regionales, sistémicos o locales, que se convierten en el síntoma inicial o de alarma de la afección.

Diagnóstico

El diagnóstico de una epistaxis se basará en 3 elementos: intensidad, forma clínica y patogenia, los cuales permitirán establecer el tratamiento y pronóstico adecuados

Tratamiento

Pasos a seguir:

  1. Limpieza y sonado. Si se dispone de aspirador, recoger el contenido nasal de delante hacia atrás.
  2. Localizar la zona sangrante.
  3. Compresión digital externa sobre las alas nasales durante unos 5 a 10 minutos. Exploramos de nuevo fosas nasales y orofaringe. Si no cede, intentar una vez más y si no se soluciona o se considera necesario realizaremos un taponamiento anterior
  4. Taponamiento nasal anterior para lograr el empaquetamiento de la fosa nasal bajo control visual, con tiras de gasa vaselinadas
    o embebidas en sustancia oleosa estéril, que se colocan de abajo hacia arriba y de delante a atrás, de forma que se ocluya el espacio muerto de dicha fosa y, por medio de la compresión, obtener el cese del sangramiento
  5. Taponamiento posterior en los sangramientos posteriores, el cual consiste en colocar un tapón de gasa que ocluya la nasofaringe al nivel de las coanas, el que se lleva a este lugar a través de la cavidad bucal
  6. Ligadura Vascular si no se detiene el sangramiento

Estos taponamientos no deben permanecer más de 48 horas para evitar complicaciones de las estructuras y cavidades vecinas.

Al paciente que ha requerido estos procederes se le suministraran antibióticos y antiinflamatorios para combatir la sobreinfección.

Es importante conocer acerca de esta condición debido a que puede conducir al paciente a complicaciones graves como: shock hipovolémico, anemia, hipotensión e incluso llevarlo a la muerte.

Todos debemos estar preparado para actuar ante una epistaxis de forma adecuada, podríamos salvar una vida.

Si te gusta el Post y te parece útil DALE LIKE y COMPÁRTELO con tus amigos.