Categorías
Entretenimiento Formación Interesante Post

¿Qué es la ozonoterapia?

La ozonoterapia es un tratamiento que se basa en los efectos beneficiosos del gas ozono en el organismo.

Esta práctica es considerada una terapia natural, muy efectiva contra bacterias y para la regeneración celular al funcionar como antioxidante en nuestro cuerpo.

¿Qué es el ozono?

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno.

El ozono medico es una mezcla de un cinco por ciento como máximo de ozono y un noventa y cinco por ciento de oxígeno.

Al estar formado por oxígeno, el ozono incrementa la liberación de este en el organismo, necesario para mantener adecuadas las funciones celulares y metabólicas.

Una aplicación única o repetida de este compuesto en concentraciones y cantidades pequeñas, desarrolla un efecto biológico benéfico y eficaz.

En nuestro cuerpo se produce una reacción química inmediata generándose los segundos mensajeros denominados ozónidos. Estos desencadenan a su vez una serie de reacciones metabólicas que al final dan lugar efectos beneficiosos:

-Un mejor abastecimiento de oxígeno en el organismo.

-La movilización del sistema inmune actuando ante infecciones evidenciando su acción bactericida, antivírica y antifúngica.

-Activación de los antioxidantes del organismo y captores de radicales libres.

Además de estas funciones el ozono presenta propiedades analgésicas, ya que, el dolor, en muchas ocasiones no es más que la disminución o carencia de oxígeno en los tejidos, por lo que con la mejora del metabolismo celular se evidencia una notable disminución del dolor e inflamación en los tejidos.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

La ozonoterapia se indica para tratar diversas afecciones entre las que destacan: las hernias discales, la arterioesclerosis, la fibromialgia reumática, los trastornos en la cicatrización, las ulceras por trastornos circulatorios, lumbalgias y artrosis.

Se ha utilizado además para combatir afecciones de la piel como el acné, eccemas, infecciones de herpes simple y herpes zoster.

Incluso se ha utilizado contra la obesidad, como apoyo en Oncología por su actividad antitumoral y para disminuir los efectos negativos del tabaquismo.

Este gas se descompone fácilmente y no deja residuos tóxicos puesto que todo se transforma en oxígeno.

Es una verdadera alternativa para el tratamiento farmacológico convencional ya que no tiene efectos adversos y muy pocas contraindicaciones que son los casos de favismo, hipertiroidismo no controlado, la trombocitopenia, los estados convulsos y en el embarazo.

¿Cómo se aplica?

Las concentraciones y el modo de aplicación varían enormemente en función del problema a tratar, esto determina el tipo de efecto biológico a producir y el ámbito de acción en el organismo respectivamente.

Para su aplicación destacan dos formas de administración:

Local: en la que se coloca sobre la zona en cuestión una campana plástica o de cristal donde se deja fluir el ozono, esta vía se emplea principalmente para las úlceras.

Sistémica: en la que se inyecta el ozono para que ejerza su acción desde el interior.

En este caso puede consistir en una inyección intramuscular, subcutánea, paravertebral e interarticular.

Comparte el post y dejanos saber tu opinión en los Comentarios. No olvides Compartirlo con tus amigos.

 

 

Categorías
Entretenimiento Historia de la medicina Interesante Post

¿Qué es la medicina homeopática?

En la actualidad, no es poco frecuente encontrarnos con procedimientos o prácticas no probadas por el método científico, que afirman presentar efectos sanadores en el organismo. Aun corriendo el riesgo de que su accionar no vaya más allá del provocado por el efecto placebo, no son pocas las personas alrededor del mundo las que afirman y están convencidas de su efectividad.

Hablo de las llamadas terapias alternativas, concepto que engloba prácticas tales como la Homeopatía, la Ozonoterapia, la Quiropraxia, la Acupuntura, la Medicina Aryuvédica entre otras muchas.

Aunque algunas de ellas son fuertemente criticadas por la comunidad científica, en todo el mundo, son utilizadas generalmente para complementar el tratamiento de la medicina convencional.

Este es el caso de la Homeopatía, herramienta terapéutica basada en el fenómeno de la similitud y en el uso de sustancias medicinales en muy pequeñas dosis.

¿Qué es la homeopatía?

Creada por el alemán Samuel Hahnemann hace más de 200 años, tiene como pilar fundamental la idea de que si una sustancia es capaz de producir síntomas de enfermedad en personas sanas, cuando se administra en ínfimas dosis a sujetos enfermos, desencadena reacciones reguladoras, reparadoras y curativas aliviando los desórdenes similares que puede generar.

La segunda premisa que maneja esta rama de la medicina consiste en que mientras más se diluya esta sustancia, más potente será su efecto, lo que explica el proceso de fabricación de sus medicamentos.

¿Qué es un medicamento homeopático?

Compuestos que se elaboran a partir de sustancias minerales como el fosforo o el azufre; de extractos de plantas como la Belladonna, el Arnica o la Pulsatilla e incluso de sustancias de origen animal provenientes de abejas y otros.

Estas materias primas son sometidas a un procedimiento específico que incluye pasos sucesivos de maseración, dilución y agitación que llevan las concentraciones iniciales de principios activos a niveles muy muy bajos en el producto terminado.

Precisamente es esta forma de preparación y este el argumento en que se basan sus detractores para declarar a la Homeopatía una pseudociencia.

En esta polémica sus defensores afirman que aunque al final solo queda agua, a través del proceso de dilución el agua cambia su estructura y desarrolla memoria de la sustancia original lo que otorga poder curativo.

¿Cómo se administran estos medicamentos?

Se pueden utilizar de diversas maneras. La forma más común y tradicional es la de pequeños gránulos o pastillitas de sacarosa impregnados con el medicamento.

También se utilizan combinaciones de sacarosa y lactosa, además se usan gotas con alcohol, gotas sin alcohol. Todas estas formas se crean de manera que al introducirlas en la boca se puedan disolver rápidamente.

Existen otras presentaciones de estos medicamentos en cremas, pomadas, colirios y lociones.

¿Qué beneficios esperamos de un medicamento homeopático?

En primer lugar, la respuesta al tratamiento homeopático necesita de un tiempo para manifestarse. Todo depende de la capacidad de reacción del organismo y por supuesto de la gravedad de la enfermedad.

Es muy característico que la respuesta sea gradual y con altibajos. En enfermedades de larga duración, más tiempo de tratamiento logra mejorías más estables y profundas, y el paciente suele percibir un aumento progresivo del bienestar.

Partiendo desde la dirección de que la medicina convencional pasado un punto puede ser peligrosa, la Homeopatía (sobre todo en problemas menores) reduce los riesgos asociados a cualquier tratamiento médico que involucre fármacos y cirugías, pero dando a su vez alivio al paciente.

¿Tratamiento homeopático y convencional son compatibles?

Por supuesto que son compatibles, de hecho en la mayoría de las situaciones resultan complementarios y es muy ventajoso combinarlos. Cada modalidad terapéutica tiene sus indicaciones y limitaciones, por lo que es beneficioso buscar los puntos fuertes y beneficios distintivos y usarlos para lograr mejoría en el paciente.

Es de vital relevancia el juicio clínico y las preferencias de los pacientes en estas situaciones para lograr la mejor estrategia en cada caso.

Si te gustó el post DALE LIKE, DEJA TU COMENTARIO y COMPARTE para más temas como este.