Categorías
Destacada Formación Interesante Post Técnicas de estudio

6 consejos para ser mejores estudiantes de medicina.

6 consejos para ser mejores estudiantes de medicina.

Cuando entramos a un mundo tan exigente y competitivo como la medicina desde el primer día notamos que estamos en una verdadera “carrera” universitaria donde todos utilizan y perfeccionan sus habilidades para ser mejores estudiantes de medicina.

Uno de los factores que influye en el rendimiento es nuestro nivel de autoestima, la imagen que tenemos de nosotros mismos o que pensamos que las demás personas tienen sobre nosotros, increíblemente define la manera en que nos enfrentamos a los desafíos de nuestro bregar.

Una autoestima alta nos impulsa a intentar cosas que quizás en el pasado pensamos imposibles, tener en cuenta este simple factor nos puede convertir en mejores estudiantes de medicina.

¿Cómo mantener nuestra autoestima óptima y convertirnos en mejores estudiantes de medicina?

Pensar positivo es tu mejor opción.

Tener un pensamiento positivo es un paso importante si quieres mejores resultados. Cuando tenemos un vaso de agua lleno a la mitad podemos tener 2 visiones del mismo fenómeno diametralmente opuestas: la mayoría verá el vaso medio vacío, mientras los que tienen mente positiva describirán el vaso como medio lleno.

Pensar positivo hace que todo lo que hacemos parezca fácil obteniendo mejores resultados.

Las oportunidades están ahí, solo tienes que encontrarlas.

Cada momento de nuestras vidas está lleno de oportunidades que casi nunca explotamos porque somos incapaces de descubrirlas. Gastamos mucha más energía ocupándonos y lamentándonos de nuestros reveses, que buscando  nuevas oportunidades. Con lágrimas en los ojos las estrellas no se ven tan brillantes.

Perfecciona tus habilidades continuamente.

Los mejores estudiantes de medicina están constantemente perfeccionando sus habilidades y buscando mejorar sus resultados, aunque sea por poco.

Tu autoestima es alta cuando te piensas en ventaja con respecto a otros, y esa ventaja, esa seguridad en ti mismo, se puede mejorar si trabajas continuamente para lograr tus objetivos.

Tú eres tu mayor rival.

Es bueno tener un paradigma o ejemplo a seguir, pero compararse con los que te rodean e intentar competir contra ellos, puede convertirse en un error difícil de superar.

Si de verdad te anima competir contra alguien, ese alguien que andas buscando puedes ser tú mismo. Competir contra ti mismo es la mejor manera de superarte y el mejor camino a seguir.

Las metas las pones tú.

Plantearnos grandes y difíciles metas a cumplir puede ser peligroso para nuestra autoestima y desmotivador, en cambio, es recomendable plantearnos metas más realistas y clasificarlas en términos de cumplimiento.

Cada vez que cumplas con una meta verás que tu autoestima aumenta y te hace seguir adelante con mucho más impulso.

Ayudar a otros nos hace mejores estudiantes de medicina.

Si estudias medicina es porque tienes un alma caritativa, porque te gusta ayudar a otras personas, servirles.

Esa es la vida del médico, una forma de poder lidiar con el día a día de aprender y ejercer esta profesión milenaria, es alimentarnos anímicamente de la satisfacción que recibes cuando eres capaz de ayudar a alguien.

Convertirnos en mejores estudiantes de medicina no solo se trata de estudiar frenéticamente, de memorizar cada hueso o músculo del cuerpo humano, no se trata de saberte los criterios diagnósticos del Lupus Eritematoso Sistémico; se trata de mejorar como seres humanos, se trata de sortear todos los obstáculos que se presenten sin perder nunca el amor por la vida que debemos defender.

Categorías
Clínica Formación Historia de la medicina Interesante Post

Estudiantes de medicina, ¿son enemigos el método clínico y la tecnología?

Los estudiantes de medicina son el futuro de la profesión médica, una profesión que es tan antigua como la humanidad misma y que ha evolucionado de la mano del desarrollo social y científico – técnico.

Desde los albores del hombre primitivo la batalla más grande no ha sido contra el frío, el hambre ni contra las bestias, sino contra las enfermedades, esos “espíritus” misteriosos que acechaban al rudimentario hombre  en su paso por el tiempo.

Entender la fisiopatología de las enfermedades, comprender el padecimiento del enfermo para poder llegar a un diagnóstico certero y elegir el mejor tratamiento, basado en ese diagnóstico, ha sido el reto de la medicina a lo largo de la historia.

Imagina diagnosticar cualquier enfermedad común sin medios diagnósticos, sin criterios ni score basados en estudios científicos.

¿Difícil verdad?

En ese contexto comienzan a modelarse las bases del método clínico, que hace énfasis en la relación casual, la observación y el conocimiento empírico (errado en no pocas ocasiones). Comienza a forjarse también la relación médico – paciente, el proceso más importante que deben aprender a construir los estudiantes de medicina.

El surgimiento de la clínica moderna.

En el siglo XVIII surge y se desarrolla de forma convulsa la clínica moderna. Todo el conocimiento acumulado en los siglos anteriores se consuma en una generación de jóvenes médicos que integran esos conocimientos, establecen síntomas y signos, crean maniobras para mejorar el examen físico, clasifican y ordenan los hallazgos para después poder describir  el curso clínico de la enfermedad.

En la década del ´60 del siglo XIX un  médico francés Claude Bernard escribe su gran obra: “Introducción a la Medicina Experimental”, donde plantea el método científico. Sus principales postulados, aplicados al paciente de forma rigurosa, dan origen al método clínico.

Durante todo este recorrido el médico, para ejercer su profesión, se tenía que valer únicamente de sus sentidos, del lenguaje y de la perspicacia de su mente.

El siglo XX revolucionó la ciencia y la técnica; si piensas en 10 científicos importantes, en cualquier rama de la ciencia, de seguro al menos 6 estaban vivos en 1950. Los avances tecnológicos llegaron hasta la práctica médica como complementos para ayudar y precisar los resultados del método clínico.

¿En qué momento aquellos incipientes exámenes complementarios comenzaron a hacer peligrar el método clínico?

No parece existir una línea o límite preciso de este fenómeno, poco a poco la relación médico–paciente se ha visto desplazada en muchos momentos por el triunvirato médico–máquina-paciente.

Los estudiantes de medicina cada día prestan más atención e invierten más tiempo aprendiendo escalas pronósticas y/o diagnósticas basadas principalmente en exámenes complementarios.

Muchas escuelas de medicina en todo el mundo, esclavizadas por las grandes empresas de investigación biomédicas, le brindan una especial atención al uso y la interpretación de los nuevos adelantos tecnológicos, dejando rezagada la enseñanza y el uso del método clínico.

¿Son enemigos el método clínico y la tecnología?

Absolutamente NO, los adelantos tecnológicos constituyen los aditamentos perfectos para disminuir el margen de error en la práctica médica.

Los resultados obtenidos de la entrevista médica, la inspección, la palpación, la percusión y la auscultación (habilidades que deben desarrollar los estudiantes de medicina durante su aprendizaje), orientan hacia qué test o procedimiento complementario utilizar para confirmar la sospecha diagnóstica.

La medicina de precisión que necesitamos se debe basar en el enriquecimiento del método clínico a partir del uso de la tecnología.

Un último mensaje para los estudiantes de medicina:

Recuerden que no existen enfermedades sino enfermos, lo que significa que las enfermedades pueden manifestarse de formas diferentes para cada persona, por eso lo más importante es la relación médico-paciente, la aplicación precisa del método clínico y el uso cabal de la tecnología como complemento.

Si te gusta el post DALE LIKE, COMENTA y COMPARTE.

 

Categorías
Formación Post Técnicas de estudio

6 tips para sacar las mejores notas en exámenes escritos.

La vida del estudiante de medicina es sumamente estresante, imagina correr los 42 KM de la maratón olímpica por una senda llena de vallas y de otros obstáculos. Seguro que todos nos sentimos así en algún momento de nuestra carrera, o algunos quizás todo el tiempo.

Uno de esos obstáculos que tenemos que superar son la gran cantidad de exámenes (orales, prácticos y escritos) que tiene que vencer un estudiante de medicina en el mundo actual.

Nos convertimos en unos pruebólogos excelentes, quizás no sabes mucho de medicina en la vida real, pero en el papel eres un médico brillante.

Desde que comencé la universidad médica  he contado, en ocasiones, el tiempo no por días, meses o años sino por seminarios, intersemestrales, finales.

Vivir la universidad pensando todo el tiempo en los exámenes que debes rendir es molesto y te quita la magia que significa aprender.

Yo, en algún momento fui uno de esos pruebólogos (y uno bueno jajaja). Como no tenía ni idea sobre qué escribir hoy decidí crear este post.

Espero que lo disfrutes y te sea útil, deja tu comentario en el blog, y no te quedes tu solo con el post si conoces un amigo al que pudiera interesarle: COMPÁRTELO.

1. Estar en forma es el primer paso.

Al igual que un deportista se toma un descanso el día antes de un gran partido o de la final de una competición tú también debes hacerlo.

Nuestro cerebro aprende mientras dormimos y descansamos básicamente, quiere decir que todo lo que estudiamos durante nuestra jornada de estudio es “fijado” mientras descansamos mentalmente.

Es bueno echar una última mirada a ese tema que todavía no logramos controlar o repasar brevemente puntos importantes.

Pero nada de “maratones” de lectura en un intento desesperado por salvar el semestre en una noche. (Escribiré un post sobre el tema más adelante). Evita sobrecargarte porque en la mañana no estarás en buenas condiciones mentales ni físicas para enfrentar el examen.

Sacrificar horas de sueño nunca es una buena estrategia.

2. Llegar temprano siempre ayuda.

Comenzar el día sumando el estrés del examen con el estrés de llegar tarde es fatal, además llegar temprano (al menos 30 minutos) nos familiariza con el lugar y el ambiente donde estaremos las próximas horas.

Esta práctica te proporcionará mucha tranquilidad para empezar el examen.

3. No le hagas caso a los trolls*.

*Compañeros de curso que siempre exteriorizan sus dudas minutos antes de la prueba, o peor aún, te comienzan a preguntar si te estudiaste tal o más cual contenido (casi siempre el que no dominamos completamente pues es inservible).

Enfócate en tu objetivo del día, todo lo demás debe ser en ese momento insignificante.

4. Revisa todo el contenido antes de comenzar a responder.

Suena a canción de disco rayado, pero la realidad es que después de una evaluación breve de todas las preguntas del cuestionario automáticamente la mayoría de los estudiantes saben cuan fuerte es el examen para ellos y por dónde empezar.

Es una práctica que recomiendo ya que también te permite optimizar tu tiempo, y calcular un aproximado de cuánto tiempo puedes dedicar a cada pregunta o inciso.

5. Prioriza lo más difícil.

Este parece un  consejo un poco loco pero me explico.

Nuestro instinto de supervivencia hace que huyamos casi siempre de lo que suponemos peligroso, estresante o difícil. Rendir en un examen causa la misma respuesta ante preguntas difíciles o que llevan mucho trabajo responderlas adecuadamente.

La mayoría de los estudiantes realizan primero las que perciben más fáciles y después en el último minuto intentan “meterle cabeza” a las preguntas más complicadas.

Pues, yo propongo intentar primero las preguntas más complicadas, si no tienes del todo la respuesta al menos ya tienes una idea de a qué vas a enfrentarte, además nuestro subconsciente se pone a trabajar en paralelo para intentar hallar una solución.

Así que: comienza por la más difícil, si en 5 – 10 minutos no tienes la respuesta o al menos no está completa entonces continúa para las preguntas más fáciles y después vuelve a probar.

6. Mejor algo que nada.

También podría utilizar la frase “del lobo un pelo”.

Si no encuentras como darle solución a todos los incisos de una pregunta o es una pregunta abierta antes de dejarla en blanco intenta calcular cómo “arañar” algunos puntos.

Recuerda que 1 punto, un solo, triste y solitario punto puede ser la diferencia entre aprobar una materia o tener que repetir todo.

Seguro que algunos de estos tips te causan dudas, de todas formas inténtalo.

Y cómo siempre te pido DALE LIKE, COMENTA y COMPARTE.

Categorías
Clínica Destacada Formación Post Técnicas de estudio

¿Cuál es el mejor libro de medicina interna?

Elegir por cuál libro estudiar una asignatura tan compleja e importante como medicina interna muchas veces nos quita el sueño. De todas las materias que tenemos que rendir en la universidad médica esta es la más importante, una especie de piedra angular, “la madre de todas las demás materias”, el “tronco” de ese gran árbol que es la medicina.

El contenido de esta asignatura es interminable, un mar de conocimiento que debes aprender a surcar para hallar “islas” (contenido más importante) que nos ayuden a superar todos los exámenes que se nos atraviesen.

Ahora si eres residente de medicina interna como yo (o piensas dedicarte a esta especialidad) tienes un reto mayor, pues un pequeño párrafo, en un capítulo, en las profundidades de un libro de más de 1000 páginas pudiese ser la respuesta para el diagnóstico que ando buscando.

Este es un post que me cuesta mucho trabajo escribir debido a que clasificar libros o decir cuál es el mejor es problemático, tampoco me gusta reciclar opiniones de otros en mis posts, así que voy a poner en esta lista los que uso habitualmente.

Cuando estudias cualquier tema en medicina interna hoy en día tienes a tu alcance un número increíble de bibliografía (alguna importante, otra inútil) pero sin lugar a dudas hay libros de cultos que no deben faltar en tu librero. Aquí te dejo una pequeña lista de esos libros.

Por supuesto no es una lista definitiva ni nada por el estilo, tampoco están organizados en un ranking, pero son los libros que te recomiendo para estudiar medicina interna.

1.Goldman-Cecil.Tratado de Medicina Interna.

El santo grial de la medicina interna, este libro escrito inicialmente en 1927 es toda una obra de arte que ha ido actualizándose en el tiempo sin perder el “toque” magistral de sus descripciones fisiopatológicas. La organización del libro es otro aspecto a destacar, comienzas a leer y da gusto, hasta logras entretenerte debido a que algunos capítulos parecen estar escritos para entretener al lector mientras aprende.

2.Harrison. Principios de Medicina Interna.

Un libro del mundo anglosajón que quizás no cuenta con el aire poético de otros libros en esta lista, tiene a su favor que incluye temas difíciles  de encontrar en otros. Secciones como etiología, estadísticas y causas de enfermedades hacen de este un libro imprescindible.

3.Farreras Rozman. Medicina Interna.

Este es un referente de la producción literaria en idioma español, publicado por primera vez hace  90 años, recoge el trabajo de casi 400 especialistas que nos ofrecen un libro muy completo para el estudio de la medicina interna, con capítulos muy completos y un montón de recursos útiles para aprender la teoría y conocer su aplicación directa en la práctica médica.

4.Manual Merck. Diagnóstico y Terapéutica.

Un libro que recoge más de 100 años de conocimiento médico, el cual se encuentra estructurado de manera que puedes encontrar cualquier contenido de forma rápida, un recurso ideal para consultas rápidas. Es uno de los libros de medicina más vendido en el mundo.

Algunos capítulos son tan fáciles de leer que hacen que parezca fácil aprender medicina.

5.Roca Goderich. Temas de Medicina Interna.

Portada de libro de medicina

Sería injusto no incluir en esta lista este libro muy utilizado en la educación médica superior en Cuba y que por tanto ha ayudado a formar estudiantes de más de 100 países.

Presenta temas repletos de fragmentos de historia de la medicina y es un referente de la aplicación del método clínico en la práctica médica diaria. Actualizado en el 2018 es un libro a tener en cuenta.

Si te gusta el post dale LIKE, COMENTA en el blog y COMPARTE.

Nota: los enlaces e imágenes del post te direccionan hacia Amazon, en ese sitio puedes comprar online cada uno de estos libros.

¿Qué ventaja tiene comprarlo? Pues que al comprarlo la mayoría de las veces vienen con complementos adicionales de aprendizaje.

No obstante si no puedes conseguirlo por esta vía, contacta con nosotros y te ayudamos.

Categorías
Entretenimiento Formación Interesante Post

¿Qué es la ozonoterapia?

La ozonoterapia es un tratamiento que se basa en los efectos beneficiosos del gas ozono en el organismo.

Esta práctica es considerada una terapia natural, muy efectiva contra bacterias y para la regeneración celular al funcionar como antioxidante en nuestro cuerpo.

¿Qué es el ozono?

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno.

El ozono medico es una mezcla de un cinco por ciento como máximo de ozono y un noventa y cinco por ciento de oxígeno.

Al estar formado por oxígeno, el ozono incrementa la liberación de este en el organismo, necesario para mantener adecuadas las funciones celulares y metabólicas.

Una aplicación única o repetida de este compuesto en concentraciones y cantidades pequeñas, desarrolla un efecto biológico benéfico y eficaz.

En nuestro cuerpo se produce una reacción química inmediata generándose los segundos mensajeros denominados ozónidos. Estos desencadenan a su vez una serie de reacciones metabólicas que al final dan lugar efectos beneficiosos:

-Un mejor abastecimiento de oxígeno en el organismo.

-La movilización del sistema inmune actuando ante infecciones evidenciando su acción bactericida, antivírica y antifúngica.

-Activación de los antioxidantes del organismo y captores de radicales libres.

Además de estas funciones el ozono presenta propiedades analgésicas, ya que, el dolor, en muchas ocasiones no es más que la disminución o carencia de oxígeno en los tejidos, por lo que con la mejora del metabolismo celular se evidencia una notable disminución del dolor e inflamación en los tejidos.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

La ozonoterapia se indica para tratar diversas afecciones entre las que destacan: las hernias discales, la arterioesclerosis, la fibromialgia reumática, los trastornos en la cicatrización, las ulceras por trastornos circulatorios, lumbalgias y artrosis.

Se ha utilizado además para combatir afecciones de la piel como el acné, eccemas, infecciones de herpes simple y herpes zoster.

Incluso se ha utilizado contra la obesidad, como apoyo en Oncología por su actividad antitumoral y para disminuir los efectos negativos del tabaquismo.

Este gas se descompone fácilmente y no deja residuos tóxicos puesto que todo se transforma en oxígeno.

Es una verdadera alternativa para el tratamiento farmacológico convencional ya que no tiene efectos adversos y muy pocas contraindicaciones que son los casos de favismo, hipertiroidismo no controlado, la trombocitopenia, los estados convulsos y en el embarazo.

¿Cómo se aplica?

Las concentraciones y el modo de aplicación varían enormemente en función del problema a tratar, esto determina el tipo de efecto biológico a producir y el ámbito de acción en el organismo respectivamente.

Para su aplicación destacan dos formas de administración:

Local: en la que se coloca sobre la zona en cuestión una campana plástica o de cristal donde se deja fluir el ozono, esta vía se emplea principalmente para las úlceras.

Sistémica: en la que se inyecta el ozono para que ejerza su acción desde el interior.

En este caso puede consistir en una inyección intramuscular, subcutánea, paravertebral e interarticular.

Comparte el post y dejanos saber tu opinión en los Comentarios. No olvides Compartirlo con tus amigos.

 

 

Categorías
Clínica Formación Interesante Post

Oxímetro de pulso. El dispositivo médico que todos deberíamos tener.

Los avances de las ciencias biomédicas en los últimos 100 años han sido sorprendentes, la creación de miles de nuevos fármacos con mecanismos de acción que hace 20 ó 30 años ni entendíamos, la revolución en el campo de las imágenes médicas, los avances en la genética, la microbiología, la cirugía robótica, la lista es interminable.

Pero entre todos los avances científicos – técnicos resalta la creación y/o adecuación de dispositivos médicos para el uso habitual en pacientes con enfermedades que precisan de monitorización o tratamiento continuo.

Estos dispositivos mejoran la calidad de vida de sus usuarios y facilitan el tratamiento y seguimiento de su enfermedad.

Se podrían citar algunos como las bombas de insulina con censores, los marcapasos cardíacos (que cada día mejoran su funcionamiento, ya haremos un post sobre ellos), los implantes para el tratamiento de la disfunción eréctil, los esfigmomanómetros digitales y los oxímetros de pulsos (de los cuales estaremos hablando en este post).

¿Qué es un oxímetro de pulso?

Un oxímetro de pulso es un dispositivo con aplicación médica el cual permite de una forma rápida, sencilla y no invasiva medir la oxigenación de la hemoglobina en la sangre arterial, la frecuencia cardíaca y en algunos se puede observar la curva pletismográfica de forma cíclica.

¿Cómo funciona?

Los oxímetros de pulso (variante más usada, también existen de mano y de pulso fetal) de uso más extendido están formados por un dispositivo con forma de dedal de muy poco peso, el cual es colocado en la falange distal de los dedos de las manos, el dispositivo tiene integrado un sistema de rayos infrarrojos y un chip de procesamiento  que registra en cada pulsación el nivel de saturación de oxígeno en la sangre arterial.

El oxígeno al entrar al organismo humano lo hace la mayoría adosados a una heteroproteína llamada hemoglobina la cual transporta el O2 por todos los tejidos a través de la sangre arterial.

Sucede que al encontrarse “cargada” la hemoglobina de oxígeno modifica algunas propiedades de la sangre haciendo diferencias entre sangre oxigenada y no oxigenada.

Con cada pulsación llega hasta el dedo donde tenemos el oxímetro de pulso sangre arterial, el oxímetro dispara haces de luz y registra el porciento de saturación de oxígeno calculando la diferencia entre hemoglobina saturada (responde a la luz) y no saturada.

Además, la mayoría de los dispositivos en el mercado, marcan la frecuencia cardíaca calculada en intervalos entre 5 y 20 segundos.

¿Cuál es su utilidad?

Si eres médico o profesional de la salud esta es una herramienta para tener al lado del estetoscopio, pues resulta que en la evaluación de cualquier paciente podemos tener una lectura rápida sobre el nivel de oxigenación y la frecuencia cardíaca, aunque no reemplaza exámenes más invasivos como la gasometría arterial, si ayuda en la toma de decisiones de forma urgente y nos orienta sobre la existencia de determinada descompensación.

Ahora imagina un paciente que sufre de una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) lo que significa que presenta alteraciones crónicas de su sistema respiratorio, para este paciente sería provechoso tener a su alcance este dispositivo que puede mostrarle la saturación de oxígeno (e incluso guardar todo un registro de la saturación en determinado período de tiempo).

Esto se aplica a un gran número de afecciones la mayoría crónicas en las cuales el paciente debe aprender a vivir con su enfermedad.

¿Cuáles son los mejores oxímetros?

Actualmente en el mercado existen un número importante de oxímetros de pulsos que, aunque su principio de funcionamiento es el mismo, presentan diferencias que se adaptan a las necesidades del usuario.

¿Todos debemos tener un oxímetro?

Bueno si entras dentro de alguna de las dos situaciones que mencionamos en el post entonces deberías plantearte adquirir un oxímetro de pulso, los precios han ido bajando y se encuentran oxímetros muy buenos con precios muy asequibles.

Aquí te dejo el más vendido en Amazon:


Si te parece útil el post DALE LIKE, COMENTA y COMPARTE.

 

Categorías
Entretenimiento Historia de la medicina Interesante Post

¿Qué es la medicina homeopática?

En la actualidad, no es poco frecuente encontrarnos con procedimientos o prácticas no probadas por el método científico, que afirman presentar efectos sanadores en el organismo. Aun corriendo el riesgo de que su accionar no vaya más allá del provocado por el efecto placebo, no son pocas las personas alrededor del mundo las que afirman y están convencidas de su efectividad.

Hablo de las llamadas terapias alternativas, concepto que engloba prácticas tales como la Homeopatía, la Ozonoterapia, la Quiropraxia, la Acupuntura, la Medicina Aryuvédica entre otras muchas.

Aunque algunas de ellas son fuertemente criticadas por la comunidad científica, en todo el mundo, son utilizadas generalmente para complementar el tratamiento de la medicina convencional.

Este es el caso de la Homeopatía, herramienta terapéutica basada en el fenómeno de la similitud y en el uso de sustancias medicinales en muy pequeñas dosis.

¿Qué es la homeopatía?

Creada por el alemán Samuel Hahnemann hace más de 200 años, tiene como pilar fundamental la idea de que si una sustancia es capaz de producir síntomas de enfermedad en personas sanas, cuando se administra en ínfimas dosis a sujetos enfermos, desencadena reacciones reguladoras, reparadoras y curativas aliviando los desórdenes similares que puede generar.

La segunda premisa que maneja esta rama de la medicina consiste en que mientras más se diluya esta sustancia, más potente será su efecto, lo que explica el proceso de fabricación de sus medicamentos.

¿Qué es un medicamento homeopático?

Compuestos que se elaboran a partir de sustancias minerales como el fosforo o el azufre; de extractos de plantas como la Belladonna, el Arnica o la Pulsatilla e incluso de sustancias de origen animal provenientes de abejas y otros.

Estas materias primas son sometidas a un procedimiento específico que incluye pasos sucesivos de maseración, dilución y agitación que llevan las concentraciones iniciales de principios activos a niveles muy muy bajos en el producto terminado.

Precisamente es esta forma de preparación y este el argumento en que se basan sus detractores para declarar a la Homeopatía una pseudociencia.

En esta polémica sus defensores afirman que aunque al final solo queda agua, a través del proceso de dilución el agua cambia su estructura y desarrolla memoria de la sustancia original lo que otorga poder curativo.

¿Cómo se administran estos medicamentos?

Se pueden utilizar de diversas maneras. La forma más común y tradicional es la de pequeños gránulos o pastillitas de sacarosa impregnados con el medicamento.

También se utilizan combinaciones de sacarosa y lactosa, además se usan gotas con alcohol, gotas sin alcohol. Todas estas formas se crean de manera que al introducirlas en la boca se puedan disolver rápidamente.

Existen otras presentaciones de estos medicamentos en cremas, pomadas, colirios y lociones.

¿Qué beneficios esperamos de un medicamento homeopático?

En primer lugar, la respuesta al tratamiento homeopático necesita de un tiempo para manifestarse. Todo depende de la capacidad de reacción del organismo y por supuesto de la gravedad de la enfermedad.

Es muy característico que la respuesta sea gradual y con altibajos. En enfermedades de larga duración, más tiempo de tratamiento logra mejorías más estables y profundas, y el paciente suele percibir un aumento progresivo del bienestar.

Partiendo desde la dirección de que la medicina convencional pasado un punto puede ser peligrosa, la Homeopatía (sobre todo en problemas menores) reduce los riesgos asociados a cualquier tratamiento médico que involucre fármacos y cirugías, pero dando a su vez alivio al paciente.

¿Tratamiento homeopático y convencional son compatibles?

Por supuesto que son compatibles, de hecho en la mayoría de las situaciones resultan complementarios y es muy ventajoso combinarlos. Cada modalidad terapéutica tiene sus indicaciones y limitaciones, por lo que es beneficioso buscar los puntos fuertes y beneficios distintivos y usarlos para lograr mejoría en el paciente.

Es de vital relevancia el juicio clínico y las preferencias de los pacientes en estas situaciones para lograr la mejor estrategia en cada caso.

Si te gustó el post DALE LIKE, DEJA TU COMENTARIO y COMPARTE para más temas como este.

Categorías
Cardiología Clínica Formación Post

Regla Mnemotécnica para el manejo del Síndrome Coronario Agudo Sin Elevación del ST.

Las enfermedades cardiovasculares isquémicas constituyen unas de las principales causas de morbi–mortalidad en el mundo entero, el estilo de vida sedentario, los malos hábitos dietéticos y el envejecimiento poblacional entre otros factores han convertido este tipo de enfermedad en una epidemia del mundo contemporáneo.

Por tanto para un estudiante de medicina (y para cualquier médico) es importante conocer que conducta adoptar ante un paciente con el diagnóstico de Síndrome Coronario Agudo Sin Elevación del ST (SCASEST).

En este post no se pretende realizar una descripción detallada de dosis de medicamentos, manejo terapéutico, complicaciones y pronósticos. En cambio te presentaremos una regla mnemotécnica muy útil para recordar los pilares terapéuticos en el manejo de una paciente con SCASEST. Buena sin más preámbulo aquí va:

Regla Mnemotécnica:

BEMOAN

B – bloqueadores: este grupo farmacológico es vital en el tratamiento de esta dolencia debido a que disminuye el riesgo de isquemia cardiaca y disminuye también el consumo de oxígeno del miocardio. En este grupo encontramos fármacos como: atenolol, carvedilol, metoprolol, pindolol, acebutolol.

Enoxaparin: aquí otro pilar importante que es el uso de derivados de la heparina entre las que se encuentran las heparinas de bajo peso molecular y el fondoparinux. Las cuales disminuyen el riesgo de trombosis, por su biodisponibilidad y menor probabilidad de efectos adversos y complicaciones ha desplazado a la heparina convencional en casi todos sus usos.

Morfina: esta droga puede ser utilizada para el alivio del dolor que produce la isquemia miocárdica, teniendo en cuenta siempre en su administración variables como la frecuencia cardíaca, la tensión arterial o el compromiso respiratorio del paciente.

Oxígeno: aunque existen controversias sobre la utilización del oxígeno en paciente  que presentan procesos isquémicos agudos esta sigue siendo una medida contemplada en la mayoría de los protocolos a nivel mundial.

Aspirina: aunque en la mnemotecnia presente se menciona la aspirina en realidad aquí caben todos los medicamentos que se usan como antiagregantes plaquetarios y funciones afines. Entre los que encontramos: Clopidogrel, Prasugrel, Ticagrelor, además se recomiendo el uso de dos fármacos de este grupo. Conocida esta estrategia como terapia con doble anti-agregación plaquetaria.

Nitratos: el uso de estas sustancias vasodilatadoras mejora los síntomas del paciente y el pronóstico del mismo. Entre estos podemos encontrar la nitroglicerina, el isosorbide en forma de dinitrato o mononitrato.

Cómo acaban de leer esta regla mnemotécnica busca armarnos de un esqueletopara recordar los pilares de tratamiento, los grupos farmacológicos y el objetivo de cada uno de ellos. A partir de ese “esqueleto” debemos organizar el conocimiento aprendido con el objetivo de evocarlo fácilmente cuando lo necesitemos.

Si te interesa el tema déjanos tu comentario, si quieres que pongamos un post sobre otro tema afín queremos saber ¿CUAL?

Categorías
Formación Post

6 idiomas útiles si estudias medicina.

Con el desarrollo de las telecomunicaciones y la informática las “fronteras” culturales y científicas se han ido borrando. Es muy común tener en nuestra red social virtual un gran número de amigos de otras naciones que emplean idiomas diferentes al nuestro pero que comparten las mismas preferencias. ¿Cuántos libros guardamos en nuestros libreros o en nuestros dispositivos de lectura en otros idiomas? ¿Y qué me cuentan de ese artículo científico útil para nuestra investigación pero en otro lenguaje?

Múltiples son los ejemplos que en la vida diaria nos encontramos con la “barrera” idiomática, si eres estudiante de medicina o médico entonces la necesidad de dominar otro idioma es vital, te aporta algunas ventajas como son:

-La posibilidad de consultar bibliografía extra.

-Abrirnos las puertas a otros mercados laborales o de superación profesional.

-Facilita el intercambio con otros colegas de diferentes países y asociaciones.

Vamos, que aprender una segunda y hasta una tercera lengua aumenta considerablemente nuestro nivel profesional.

En este post te dejamos los que a nuestra consideración figuran como los idiomas más importantes para estudiantes y médicos (aunque también podría aplicarse a otros profesionales).

MosaLingua Web

Idiomas que recomendamos.

  1. Inglés.

Sin dudas el idioma de las ciencias en la actualidad. La gran producción científico – técnica de los países anglosajones convierte a esta lengua en las más importante para científicos en general.

Es hablado en todos los continentes debido a la colonización expansiva del imperio británico.

Supone la segunda lengua de un número importante de países.

Es una de las lenguas oficiales de la ONU.

Al ser Estados Unidos de Norteamérica la economía más fuerte del mundo y la gran fábrica del “entretenimiento” mundial, la cultura norteamericana (que incluye su idioma) llega a través de los medios de comunicación a casi todos los hogares del mundo a diario.


Se supone que si usted está leyendo este post es porque domina en menor o mayor medida el español, un idioma único por su belleza.

Debido a la expansión de la metrópoli española y al descubrimiento del Nuevo Mundo por parte de esta nación, casi todo el continente americano utiliza el español como primera lengua, incluso en USA y en varios países de Europa crecen cada año el número de hispanohablantes debido al fenómeno migratorio.

Medios de comunicación importantes de regiones distantes como HispanTv o Russia Today se han enfocado en “la conquista” del mercado castellano.

La producción científica en este lenguaje y las oportunidades de trabajos en países hispanohablantes convierte a nuestra lengua madre en uno de los idiomas más importantes para nuestro gremio.

  1. Francés.

El idioma del amor, también una de las lenguas oficiales de las Naciones Unidas (ONU).

La mayoría de los francófonos se encuentran en Europa y en las antiguas colonias francesas de África, distribución que hace del francés un idioma muy útil si quieres trabajar con Médicos Sin Fronteras o con alguna otra organización de este tipo.

En américa también podemos encontrar útil esta lengua si  trabajas con alguna ONG en Haití o si trabajas o estudias en algunas regiones de Canadá.

  1. Chino.

El crecimiento dinámico de la economía china y el aumento de su producción científica, así como la creación de programas de intercambio con instituciones de todo el mundo han convertido el chino mandarín (la variante más hablada) en un idioma de mucha importancia en el sector de economía y finanzas.

Aunque poco a poco ha comenzado a ganar terreno en otros sectores incluyendo servicios como el de la salud.

Con el aumento de la emigración china, el idioma se ha expandido por todo el mundo debido a la existencia de comunidades chinas muy fuertes en países importantes de todo el orbe.

Aprender a hablar chino es un tanto difícil para cualquiera pues requiere un número importante de horas de estudio para alcanzar un nivel básico, pero dominarlo abre muchas puertas en tu futuro como profesional de la salud.

  1. Árabe.

Idioma oficial de un importante número de países del norte de África y del Medio Oriente, y lengua secundaria de un importante número de personas en Asia debido a ser la lengua de la religión islámica.

Si tienes planeado hacer de aventurero y unirte a alguna ONG de médicos que prestan ayuda en zonas de desastres o en conflictos bélicos entonces este es un idioma a tener en cuenta.

Además el fortalecimiento de la economía de países árabes como Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos ha permitido abrir convocatorias para médicos de casi todo el mundo con el fin de cubrir las necesidades sanitarias existentes.

Aprender árabe es también un poco complicado principalmente escribirlo y leerlo pero un poco más fácil lograr la comunicación oral.

  1. Ruso.

El gobierno ruso se ha propuesto recobrar la fuerza que presentaba su lengua madre en la época de la Unión Soviética. Para lograr su objetivo dedica un importante número de recursos para la formación en idioma ruso de jóvenes de todo el mundo.

También ha lanzado programas de formación en universidades y parques tecnológicos dirigidos a estudiantes de postgrado de todo el mundo y de todas las áreas de las ciencias, incluyendo por supuesto la medicina.

El número de investigaciones biomédicas financiadas por el gobierno ruso aumentan cada año, y por tanto su producción científica.

Con importantes poblaciones que tienen el ruso como idioma primario o secundario, localizadas en Europa del Este,  esta es sin duda una lengua que cada día gana más relevancia.

¿Cómo aprender alguno de estos idiomas?

Muchas instituciones de formación de pregrado garantizan una formación básica en inglés principalmente, otros deciden acudir a clases de idiomas e invertir tiempo y dinero en aprender otro idioma, algunos descargan de internet recursos gratis de formación para aprender de manera autodidacta.

Pero si estás dispuesto a aprender alguno de estos idiomas de forma rápida y sencilla, con el menor gasto posible te recomiendo este programa de aprendizaje en tres meses con Mosalingua, si te interesa  da click AQUÍ.

Categorías
Clínica Formación Pediatría Post

Estudiar medicina. Algoritmo diagnóstico de la ictericia neonatal.

Se conoce como ictericia a la coloración amarilla de piel y mucosas, en el neonato aparece cuando la bilirrubina sérica es mayor de 4 mg/dl. Al estudiar este tema en pediatría son múltiples sus clasificaciones, que se basan sobre todo en el período en que aparecen y el predominio de bilirrubina constatado mediante exámenes complementarios.

En esta ocasión­ proponemos un algoritmo diagnóstico para aplicar en recién nacidos con ictericia, que de seguro será de mucha ayuda en tu estudio y en el ejercicio futuro como médico.

En primer lugar medir cifras de bilirrubina e identificar si predomina la bilirrubina directa o indirecta:

Aumento de la bilirrubina directa.

Si se constata predominio de bilirrubina directa las posibles causas serían:

  • Infecciones intrauterinas (Toxoplasmosis, Citomegalovirus, Herpes Virus, Sífilis, Rubeola)
  • Hemólisis masiva.
  • Déficit de alfa1 antitripsina.
  • Galactosemia.
  • Atresia de vías biliares.
  • Quiste coledociano.

Aumento de la bilirrubina indirecta.

En caso de que predomine la bilirrubina indirecta, primeramente se debe realizar prueba de Coombs que al resultar positiva el íctero estará en relación con:

  • Conflicto (isoinmunización) Rh, ABO y otros grupos sanguíneos.
  • Si resulta negativa la prueba de Coombs se debe medir la hemoglobina:

    Si resulta normal o baja: se debe indicar conteo de reticulocitos, que al resultar aumentado habría que analizar la forma de los hematíes mediante una lámina periférica, donde podrían aparacer alteraciones eritrocitarias como:

    • Esferocitosis.
    • Estomatocitos.
    • Eliptocitos.
    • Depranocitos y otras.

    Si el estudio antes referido resulta normal la ictericia pudiera estar en relación a una:

    • Coagulación Intravascular Diseminada (CID).
    • Asfixia neonatal.
    • Grandes hematomas.
    • Disminución del flujo biliar con enlentecimiento de la excreción del pigmento.
    • Circulación enterohepática aumentada por retardo en la expulsión de meconio.
    • Inadecuado ingreso de calorías.
    • Déficit enzimáticos como de Glucosa 6 Fosfato Deshidrogenasa (G6PD) y de Piruvatokinasa (Pk) entre otras.

    Si se prolonga la hiperbilirrubinemia con un conteo de reticulocitos normal, esta debe estar en relación a:

    • Síndrome de Gilbert.
    • Síndrome de Crigler Najjar.
    • Síndrome de Down.
    • Hipotiroidismo.
    • Por lactancia materna.Si las cifras de hemoglobina son muy elevadas las causas más frecuentes son:
      • Retardo en el pinzamiento del cordón.
      • Paso de sangre entre gemelos o materno fetal.
      • Recién nacidos pequeños para su edad gestacional entre otras.

      Recordar siempre que la ictericia neonatal fisiológica aparece después de las primeras 24 horas de vida, son considerados como límites máximos de bilirrubina en el recién nacido a término 12mg/dl y en el caso del pretérmino 15mg/dl, alcanza su máxima expresión en el cuarto día, disminuye hacia finales de la primera semana, no requiere tratamiento médico específico y generalmente es de buen pronóstico.