Diapasón utilizado por estudiantes de medicina

Estudiantes de medicina, ¿son enemigos el método clínico y la tecnología?

Los estudiantes de medicina son el futuro de la profesión médica, una profesión que es tan antigua como la humanidad misma y que ha evolucionado de la mano del desarrollo social y científico – técnico.

Desde los albores del hombre primitivo la batalla más grande no ha sido contra el frío, el hambre ni contra las bestias, sino contra las enfermedades, esos “espíritus” misteriosos que acechaban al rudimentario hombre  en su paso por el tiempo.

Entender la fisiopatología de las enfermedades, comprender el padecimiento del enfermo para poder llegar a un diagnóstico certero y elegir el mejor tratamiento, basado en ese diagnóstico, ha sido el reto de la medicina a lo largo de la historia.

Imagina diagnosticar cualquier enfermedad común sin medios diagnósticos, sin criterios ni score basados en estudios científicos.

¿Difícil verdad?

En ese contexto comienzan a modelarse las bases del método clínico, que hace énfasis en la relación casual, la observación y el conocimiento empírico (errado en no pocas ocasiones). Comienza a forjarse también la relación médico – paciente, el proceso más importante que deben aprender a construir los estudiantes de medicina.

El surgimiento de la clínica moderna.

En el siglo XVIII surge y se desarrolla de forma convulsa la clínica moderna. Todo el conocimiento acumulado en los siglos anteriores se consuma en una generación de jóvenes médicos que integran esos conocimientos, establecen síntomas y signos, crean maniobras para mejorar el examen físico, clasifican y ordenan los hallazgos para después poder describir  el curso clínico de la enfermedad.

En la década del ´60 del siglo XIX un  médico francés Claude Bernard escribe su gran obra: “Introducción a la Medicina Experimental”, donde plantea el método científico. Sus principales postulados, aplicados al paciente de forma rigurosa, dan origen al método clínico.

Durante todo este recorrido el médico, para ejercer su profesión, se tenía que valer únicamente de sus sentidos, del lenguaje y de la perspicacia de su mente.

El siglo XX revolucionó la ciencia y la técnica; si piensas en 10 científicos importantes, en cualquier rama de la ciencia, de seguro al menos 6 estaban vivos en 1950. Los avances tecnológicos llegaron hasta la práctica médica como complementos para ayudar y precisar los resultados del método clínico.

¿En qué momento aquellos incipientes exámenes complementarios comenzaron a hacer peligrar el método clínico?

No parece existir una línea o límite preciso de este fenómeno, poco a poco la relación médico–paciente se ha visto desplazada en muchos momentos por el triunvirato médico–máquina-paciente.

Los estudiantes de medicina cada día prestan más atención e invierten más tiempo aprendiendo escalas pronósticas y/o diagnósticas basadas principalmente en exámenes complementarios.

Muchas escuelas de medicina en todo el mundo, esclavizadas por las grandes empresas de investigación biomédicas, le brindan una especial atención al uso y la interpretación de los nuevos adelantos tecnológicos, dejando rezagada la enseñanza y el uso del método clínico.

¿Son enemigos el método clínico y la tecnología?

Absolutamente NO, los adelantos tecnológicos constituyen los aditamentos perfectos para disminuir el margen de error en la práctica médica.

Los resultados obtenidos de la entrevista médica, la inspección, la palpación, la percusión y la auscultación (habilidades que deben desarrollar los estudiantes de medicina durante su aprendizaje), orientan hacia qué test o procedimiento complementario utilizar para confirmar la sospecha diagnóstica.

La medicina de precisión que necesitamos se debe basar en el enriquecimiento del método clínico a partir del uso de la tecnología.

Un último mensaje para los estudiantes de medicina:

Recuerden que no existen enfermedades sino enfermos, lo que significa que las enfermedades pueden manifestarse de formas diferentes para cada persona, por eso lo más importante es la relación médico-paciente, la aplicación precisa del método clínico y el uso cabal de la tecnología como complemento.

Si te gusta el post DALE LIKE, COMENTA y COMPARTE.

 

Te gusta el debate? Deja tu comentario!