medalla Premio Nobel

5 Premios Nobel que cambiaron la Medicina

Desde el año 1901 hasta la fecha el Instituto Karolinska de Suecia ha entregado el denominado Premio Nobel de Fisiología o Medicina a “científicos y médicos que sobresalen por sus contribuciones en el campo de la fisiología o la medicina”.

Es evidente que cada una de las investigaciones que han sido galardonadas con este premio han aportado muchísimos conocimientos a estos campos, influenciándolos en una menor o mayor medida, pero aquí les dejo 5 Premios Nobel que cambiaron la forma en la que vemos la medicina.

  1. Santiago y Ramón Cajal y Camillo Golgi

Estos científicos recibieron el Premio Nobel en el año 1906 en su reconocimiento de su trabajo acerca de la estructura del sistema nervioso. Cajal trabajo junto a Camillo Golgi al este idear los métodos de tinción celular a base de cromato de plata para el estudio de las neuronas. Fue en 1888, definido por el propio Cajal como su “año cumbre”, cuando descubrió los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas de la materia gris del sistema nervioso cerebroespinal.

Su esquema estructural del sistema nervioso como un aglomerado de unidades independientes y definidas pasó a conocerse con el nombre de «doctrina de la neurona», y en ella destaca la ley de la polarización dinámica, modelo capaz de explicar la transmisión unidireccional del impulso nervioso.

2.  Sir Frederick Grant Banting y John James Rickard Macleod

En este caso, estos excepcionales investigadores recibieron la distinción en el año 1923 nada más y nada menos que por el descubrimiento de la hormona insulina.

En agosto de 1921 obtuvieron la insulina a partir de un procedimiento sobre el páncreas que consistía en la ligadura del conducto pancreático, que provocaba la degeneración de las células que segregaban tripsina pero que dejaba intactos los islotes de Langerhans, luego la administraron a perros diabéticos comprobando que descendían los niveles de azúcar en sangre y orina y desaparecían los síntomas típicos de la enfermedad. Repitieron varias veces los experimentos con resultados distintos, en función de la pureza de la insulina utilizada.

3. Willem Einthoven

Este afamado científico ganó el Premio Nobel en el año 1924, por sus decisivas contribuciones al desarrollo del electrocardiógrafo y a su aplicación clínica.

En 1901, Einthoven publicó su primer artículo científico comunicando sus experiencias con el galvanómetro de cuerda y su utilidad para el registro de los potenciales cardíacos.

Cinco años más tarde, describía con detalle las aplicaciones clínicas del electrocardiograma en un artículo titulado: “Le telecardiogramme”.
Este artículo sentó las bases para la extraordinaria avalancha informativa que se ha desarrollado desde entonces acerca de esta imprescindible herramienta en el análisis cardiológico.

4. Alexander Fleming, Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey

Estos investigadores fueron galardonados en el año 1945 por el descubrimiento de la penicilina y su efecto curativo en varias enfermedades infecciosas. Aunque el descubrimiento de la penicilina se le atribuye solamente a Alexander Fleming (quien fue el primero en observar sus efectos), lo cierto es que los ingleses Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey desarrollaron en Inglaterra un método de purificación de la penicilina que permitió su síntesis y distribución comercial para el resto de la población.

Fleming no patentó su descubrimiento creyendo que así sería más fácil la difusión de un antibiótico necesario para el tratamiento de las numerosas infecciones que azotaban a la población por lo que compartió el Premio Nobel con estos dos investigadores.

El aporte científico de Fleming es doble pues además de descubrir una molécula química (penicilina) también encontró una molécula enzimática (lisozima) con actividad antibiótica.

5. James Dewey Watson y Francis Harry Compton Crick

Estos biólogos fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina en el año 1962 por sus descubrimientos acerca de la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva.

Tomando como base los trabajos realizados en laboratorio por el propio Crick y el biofísico británico Maurice Wilkins, y de la cristalógrafa Rosalind Franklin, James Watson y Francis Crick desentrañaron la estructura en doble hélice de la molécula del ácido desoxirribonucleico (ADN). Estas investigaciones proporcionaron los medios para comprender cómo se copia y se transmite, de una generación a otra, la información hereditaria del ser humano. Posteriormente Arthur Kornberg aportó pruebas experimentales de la exactitud de su modelo.

La estructura de la molécula en doble hélice que es el ADN dio al mundo la llave para entender todos los secretos de la vida: toda la vida en la tierra existe únicamente gracias a este omnipresente ADN, desde la bacteria más pequeña hasta el hombre.

2 comentarios

Te gusta el debate? Deja tu comentario!